anterior autor siguiente

    LA ROSA BLANCA

      SONETO

¿Cuál de las hijas del verano ardiente,
cándida rosa, iguala a tu hermosura,
la suavísima tez y la frescura
que brotan de tu faz resplandeciente?

La sonrosada luz de alba naciente
no muestra al desplegarse más dulzura,
ni el ala de los cisnes la blancura
que el peregrino cerco de tu frente.

Así, gloria del huerto, en el pomposo
ramo descuellas desde verde asiento;
cuando llevado sobre el manso viento

a tu argentino cáliz oloroso
roba su aroma insecto licencioso,
y el puro esmalte empaña con su aliento.

autógrafo

Carolina Coronado


subir volver Carolina Coronado   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Tomado de la página Biblioteca Cervantes Virtual.