anterior autor siguiente

POR BAJO DE UNA LÁMINA QUE REPRESENTABA A LA VIRGEN

        Escucha, madre mía,
la de el velo de estrellas; bienhechora,
        dulce y bella María.
        Escucha la que implora
dolorido y mortal; madre y Señora.

        Si a mi débil acento
romper los aires y turbar es dado
        allá del firmamento
        el azul sosegado,
escucha, virgen pura, mi cuidado.

        La sola voz que el pecho
pudiera ya exhalar, a ti revela
        el corazón deshecho,
        que tu piedad anhela
y hasta tu trono arrebatado vuela.

        ¡Oh tu dulce señora
de la esfera eternal!... la tierra mira
        y al infeliz que llora
        y al triste que suspira
resignación y fe y amor inspira.

        De tu sagrada mano
piadoso manantial brote a raudales
        donde beba el humano
        alivios celestiales,
donde se apague el fuego de los males.

        Y lleva hacia tu seno
a los dolientes hijos que te amaron:
        ¡no más gima ya el bueno
        en grillos que forjaron
los que rebeldes contra ti se alzaron!

autógrafo

Carolina Coronado


subir volver Carolina Coronado   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Tomado de la página Biblioteca Cervantes Virtual.