anterior autor siguiente

        A SANTA TERESA

Dulce Teresa, virgen adorada
que estás entre los ángeles del cielo,
la que ceñistes el sagrado velo
de las castas esposas del Señor:
tú pasaste tus horas como el justo
en santa paz y religiosa calma,
volando al ciclo con gloriosa palma
arrebatada en alas del fervor.

          Yo tu divina
          célica gloria
          a tu memoria
          quiero cantar.
          Dulce Teresa
          de Dios querida,
          a bendecida
          en sacro altar.

Tú desdeñastes la engañosa pompa
el falso brillo que al mortal rodea,
que el hombre débil en su mente crea
para halagar su loca vanidad;
y amaste la virtud y a un Dios amaste
devolviéndole un alma de pureza
porque admiraste ¡oh Virgen! su grandeza
y escuchastes la voz de la verdad.

          Dulce Teresa
          de Dios querida,
          la bendecida
          en sacro altar.
          Yo tu divina
          célica gloria
          a tu memoria
          quiero cantar.

Tú cantaste la gloria aquí en la tierra
y eras del mundo celestial encanto,
ahora ves en el trono sacrosanto
cercado de querubes tu laúd:
Teresa de Jesús, alma bendita,
oye piadosa desde el rico asiento
este sencillo y fervoroso acento
que consagro a tu fúlgida virtud.

          Yo tu divina
          célica gloria
          a tu memoria
          quiero cantar:
          Dulce Teresa
          de Dios querida,
          la bendecida
          en sacro altar.

Badajoz, 1844

autógrafo

Carolina Coronado


subir volver Carolina Coronado   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Tomado de la página Biblioteca Cervantes Virtual.