anterior autor siguiente

      A LAS FLORES

Éstas que fueron pompa y alegría
despertando al albor de la mañana,
a la tarde serán lástima vana
durmiendo en brazos de la noche fría.

Este matiz que al cielo desafía,
iris listado de oro, nieve y grana,
será escarmiento de la vida humana:
¡tanto se aprende en término de un día!

A florecer las rosas madrugaron
y para envejecerse florecieron:
cuna y sepulcro en un botón hallaron.

Tales los hombres sus fortunas vieron:
en un día nacieron y expiraron;
que pasados los siglos horas fueron.

autógrafo

Pedro Calderón de la Barca, 1636-1673


También titulado LAS FLORES Y LA VIDA DEL HOMBRE.


subir volver Pedro Calderón de la Barca siguiente anterior
audio Voz: George Riverón - librivox.org

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio