anterior autor siguiente


Declaro que se ha muerto y que su tumba
está dentro de mí; soy su mortaja.
A nadie se enteró porque su tránsito
descanso fue de locas esperanzas.

Rodean el contorno de esta fosa
—caliente está la vid que escala muros—
los pámpanos más tiernos y jugosos
que arrancan del silencio su tumulto.

autógrafo

Carmen Conde


subir volver Humanas escrituras (1945-1966)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio