anterior autor siguiente

                XXXI

Esperanza plañe entre algodones.

      Aristas roncas uniformadas
de amenazas tejidas de esporas magníficas
y con porteros botones innatos.
¿Se luden seis de sol?
Natividad. Cállate, miedo.

      Cristiano espero, espero siempre
de hinojos en la piedra circular que está
en las cien esquinas de esta suerte
tan vaga a donde asomo.

      Y Dios sobresaltado nos oprime
el pulso, grave, mudo,
y como padre a su pequeña,
              apenas,
      pero apenas, entreabre los sangrientos algodones
y entre sus dedos toma a la esperanza.

      Señor, lo quiero yo...
Y basta!

autógrafo

César Vallejo


subir volver Trilce (1922) (1930)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio