anterior autor siguiente

                XXXVII

He conocido a una pobre muchacha
a quien conduje hasta la escena.
La madre, sus hermanas qué amables y también
aquel su infortunado «tú no vas a volver».

      Como en cierto negocio me iba admirablemente,
me rodeaban de un aire de dinasta florido.
La novia se volvía agua,
y cuán bien me solía llorar
su amor mal aprendido.

      Me gustaba su tímida marinera
de humildes aderezos al dar las vueltas,
y cómo su pañuelo trazaba puntos,
tildes, a la melografía de su bailar de juncia.

      Y cuando ambos burlamos al párroco,
quebróse mi negocio y el suyo
y la esfera barrida.

autógrafo

César Vallejo


subir volver Trilce (1922) (1930)   siguiente anterior
Voz: Adelaida Espinoza Voz: Adelaida Espinoza

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio