anterior autor siguiente

        EL SURTIDOR DE ORO

Vibre, mi musa, el surtidor de oro
La taza rosa de tu boca en besos;
De las espumas armoniosas surja
Vivo, supremo, misterioso, eterno,
El amante ideal, el esculpido
En prodigios de almas y de cuerpos;
Debe ser vivo a fuerza de soñado,
Que sangre y alma se me va en los sueños;
Ha de nacer a deslumbrar la Vida,
Y ha de ser un dios nuevo!
Las culebras azules de sus venas
Se nutren de milagro en mi cerebro…

Selle, mi musa, el surtidor de oro
La taza rosa de tu boca en besos;
El amante ideal, el esculpido
En prodigios de almas y de cuerpos,
Arraigando las uñas extrahumanas
En mi carne, solloza en mis ensueños:
—Yo no quiero más Vida que tu vida,
Son en ti los supremos elementos;
Déjame bajo el cielo de tu alma,
En la cálida tierra de tu cuerpo!—
—Selle, mi musa, el surtidor de oro
La taza rosa de tu boca en besos!

autógrafo

Delmira Agustini


subir volver Los cálices vacíos, pórtico de Rubén Darío (1913)   siguiente anterior
inglés English translation by Alejandro Cáceres
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio