anterior autor siguiente

        INEXTINGUIBLES

¡Oh, tú que duermes tan hondo que no despiertas!
Milagrosas de vivas, milagrosas de muertas,
Y por muertas y vivas eternamente abiertas,

Alguna noche en duelo yo encuentro tus pupilas

Bajo un trapo de sombra o una blonda de luna.
Bebo en ellas la Calma como en una laguna.
Por hondas, por calladas, por buenas, por tranquilas

Un lecho o una tumba parece cada una.

autógrafo

Delmira Agustini


subir volver Los cálices vacíos, pórtico de Rubén Darío (1913)   siguiente anterior
inglés English translation by Alejandro Cáceres
audio Voz: Leonelli Marcela

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio