La garza vuela sobre el agua inmóvil.
Desde la orilla, un bosque de álamos
se empina para ver el pozo ciego
donde se acaba de ocultar la luna.
En el entorno, suelta una cocina
tres pañuelos de humo,
para decirle adiós al sol noctámbulo.
Campos de trigo y de manzana
van emergiendo en la frescura quieta.
Y el día sólo encuentra afinidad
en la garza y el humo.

autógrafo

David Escobar Galindo


subir volver Umbral Oriente (2002) Primer Oriente   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Umbral Oriente. Colección toda la poesía 6. Ediciones Thau. San Salvador. 2002. Se atienden pedidos del libro en esta dirección.