FUEGO SOBRE EL MADERO

Después de romper el áspero
                                          castrante
                                          hostil
cerrojo de las ataduras
apuñalé al pecado
cayendo agónicas
mis trabas y mis culpas

Dejé de pedir permiso para vivir

Disponiendo conocerte
abrí tus brazos en cruz
                                —cristo de mis pasiones—
y hundí el sabor
de mi presencia
                      en tus pies
                      en tu cuello
en la blanca playa de tu espalda

Recorriéndote fui creciendo
                                        hoja de tu rama
                                        rama de tu árbol
                                        árbol de tu bosque
hoja loca al vaivén
de tu tronco elocuente

Empinando a la fiebre
mi despertar
caminé y rodé en tus cumbres
y tu sexo brotó
dejando su vasta lluvia
en mi rezumante tierra nueva.

autógrafo
Dina Posada


subir volver Fuego sobre el madero. Guatemala: Edición privada, 1996   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Selección de poemas y versiones proporcionadas por Dina Posada.