anterior autor siguiente

        CARGA

Vienen los barcos negros,
los barcos azules,
los barcos blancos.

Vienen los barcos
hacia el seto de las costas
que están en tiempo de flor.

En el cáliz de las ensenadas
se meten los barcos
y chupan la miel de los terrones.

Vienen los barcos cargadores de café
y chupan en el pezón del muelle.

Vienen los barcos cargadores de petróleo
y chupan en el pico de los oleoductos.

Vienen los barcos cargadores de vida
y el golfo los arrima a las ubres hinchadas.

En la tierra
todo sale por los poros
y corre hacia la playa.

Se van los barcos.
El reposo de la tierra enfermera
cae en la cicatriz de los anclajes.



Andrés Eloy Blanco


subir volver Baedeker 2000 (1938)   siguiente anterior
La casa la novia y Juan
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio