anterior autor siguiente

        REGRESO

Viajero
de los viajes modelo 2000,
no busques los caminos de regreso;
te basta ver el rostro del viejo guardavía,
al rezago de sol pescado en las gargantas.

Allí,
verás el mapa en relieve
de los caminos de regreso.

Hondas picas en las mejillas,
trazos con saltaneras, como hechas por las reses,
a lo largo del rostro, mueren junto a los labios.

Caminos de sed hacia la boca.

Caminos de llanto hacia los ojos.

Sobre la sien, una cuesta de pensamientos;
sobre la frente, un descanso de conciencia.

Cauces resecos.

En las pupilas, vagas cicatrices de aljibes.

Al final de toda senda,
un cierre de recuerdo.

Y una sonrisa de Hostería pobre
que no les cobra nada a los viajeros.



Andrés Eloy Blanco


subir volver Baedeker 2000 (1938)   siguiente anterior
Touring-club (Itinerarios)
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio