anterior autor siguiente

        EL CONEJO BLANCO

Es el despertador.
A la hora de diana
se mete en las cobijas y despierta a los presos.
Anda de mano en mano,
torea al gato negro
y se deja torear por el gallo zambo.
Blanco, blanco, blanco;
y los ojos rojos, rojos, rojos,
noche de nevada,
ventanas al fondo.

Le acaricio la espalda;
él cierra los ojos
—van a dormir en la casa—
las manos entre la nieve
se me quedan desamparadas.
Es la mansedumbre blanca
este preso en blanco.
Se echa sobre un cuadradito de sol
como un pisapapeles sobre una cuartilla,
hasta que Dios lo levanta
y se lleva la hoja para escribirla.

Febrero, 20-1929.



Andrés Eloy Blanco


subir volver Barco de piedra (1937)   siguiente anterior
La Rotunda
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio