anterior autor siguiente

        GATO VERDE

Todavía me asusto al recordarlo.
Anoche vi en el techo de la cárcel
un gato verde.

Me miraba con ojos de vidrio,
arqueaba su cuerpo enlunado
y en su rabo bailaba un víbora
verde.

Puede que sea un gato negro,
que, de viejo, ya estuviera verde,
o un gato de piedra forrado de musgo,
pero lo he visto y era
un gato verde.

Me miraban los ojos
de mujer del gato
y transparentaba como diluidos
venenos aquel gato verde.

Debe ser amarillo en otoño
y blanco en invierno.
¿Será el alma quizá, de un astrólogo
ese gato verde?

Solución de cobres,
magnética esencia,
¡cómo estaba toda la noche metida
en el gato verde!

Relámpagos pálidos,
circuitos, azul llamarada,
resumen de toda la carga celeste;
el gato saltó.
La atmósfera toda, con sus tempestades,
en el gato verde,
saltó.

De súbito el gato corrió por el techo,
pasó varias veces, fantasma espantado,
pasó varias veces,
huía, volaba, saltaba, sentía
miedo de ser verde.



Andrés Eloy Blanco


subir volver Barco de piedra (1937)   siguiente anterior
La Rotunda
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio