anterior autor siguiente


Todavía recuerdo
aquella calle
de faroles amarillos,
con aquella luna
llena entre los alambres
eléctricos

Y aquella estrella
en la esquina,
una radio lejana,
la torre de la merced
que daba aquellas
once:

Y la luz de oro
de tu puerta
abierta, en esa calle.

autógrafo
Ernesto Cardenal


subir volver Epigramas (1961)   siguiente anterior
audio Voz: Leonelli Marcela

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio