anterior autor siguiente

        PRIMERA PÁGINA

Libro triste y fugaz en el que tanto
sueño feliz mi corazón inhuma,
de cada verso tuyo se rezuma
una a manera de humedad de llanto.

Nada vales tal vez, pero el encanto
de ser siempre sincero te perfuma,
que antes de darles forma con la pluma
viví cada poema y cada canto.

Libro que de mis lágrimas naciste:
habrás cumplido tu misión secreta
si logras consolar un alma triste...

¿Qué importa lo demás? La Gloria es mito
y el verso más hermoso del poeta
queda en el agua y en la arena escrito.

Eduardo Castillo


subir volver El árbol que canta (1928)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio