anterior autor siguiente

        LECCIÓN DE PAZ

Pon en tu boca,
niño,
el sol,
una sonrisa de tu madre
y el amor.

Conocerás
el sabor de la paz.

Pon en tu oído,
niño,
una estrella,
el vuelo de la golondrina
y una flor.

Escucharás
la poesía de la paz.

Pon en tu mano,
niño,
una espiga,
la puerta abierta de una escuela
y un nido.

Palparás
el cuerpo vivo de la paz.

Pon en tu corazón,
niño,
una ronda de mariposas,
la esperanza de la vida
y un manojo de rosas.

Y sabrás
por qué hay que amar la paz.

Eduardo Castillo


subir volver El árbol que canta (1928)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio