anterior autor siguiente

    LA PAUSA ANTE LA PUERTA

para verte mejor, hija mía

Cómo fue
la caperuza entre las ramas,
cada vez
más distante
                    (y ahora
ya solo un soplo).

Y cómo fue
la inquietud de la araña
recién huida
                      (por el marco
hecho de rostros).

                            Y,
junto a la muda puerta,
la paz universal del bosque.

autógrafo

Eliseo Diego


subir volver El oscuro esplendor (1966)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio