anterior autor siguiente

    A UNA SEÑORA

Ya no la verás más
yendo y viniendo del pan a sus fatigas
—con los altos cartuchos, y esas ropas
de flor sacramental, oscura.

Ya los hijos salieron, ya sus voces
agrandan la mañana.
                                      Ya
se acabó la faena.
                                Puede
qué bien dormir al fin la desvelada.

autógrafo

Eliseo Diego


subir volver El oscuro esplendor (1966)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio