anterior autor siguiente

    MEDITACIÓN DEL HIJO PRUDENTE

un alto seto de espinos pronto rodeó al palacio
y allí quedaron sujetos y murieron en su miseria

Historia de la Bella Durmiente

Cantan los huesos en el espino:
                                            Ven
y danos compañía.
                                  Hondo es el paso, y áspero
de sombras viejas, pero
la muerte es fácil:
                                Ven
y danos compañía.

                          Tú que duermes
en lo desierto de la estancia, ¿oyes
cantar los huesos, como

las inocentes cigarras del estío?
                                    Pero

la muerte es fácil,
ignorantes los huesos. Ves,
                                  se olvidan
de ti en la sombra donde estás dormida.

autógrafo

Eliseo Diego


subir volver El oscuro esplendor (1966)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio