anterior autor siguiente

    EL NIÑO EN LA PLAYA

¡Qué rápidas tus manos por la arena
y a través de la luz

formando la figura, más livianas
que la espuma feliz!

                                      Y luego viene
la desierta penumbra de las costas
a ser donde tú estabas.

                                    Mientras vamos
de regreso a la noche, ¿qué me queda
ahora de ti?
                    Desamparado
juega en la sombra, hiriente, un niño de oro.

autógrafo

Eliseo Diego


subir volver El oscuro esplendor (1966)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio