anterior autor siguiente

    LA TRAPECISTA EN EL REVÉS DEL DÍA

Mano a mano y más y más arriba
la joven vuela por el hilo
que sube al mismo fin de todo.
Mano a mano hasta tocar el filo
exacto del vacío, el otro modo.
Con el aliento a ras de la partida
vemos que ya no está, que nunca
va a estar a salvo en donde estamos
-sino al extremo de la tarde trunca,
sino danzando en el revés del día.
¿Será su cuerpo luz tan sólo
que no la vemos ir a la venida
cuando calando el tiempo se desnuda
de los adornos de su vida
para quedar en vilo, casi nada?
En el secreto colmo del silencio
masca el vecino su ración de muerte,
sudan a mar los satisfechos,
eructan todos mala suerte,
la ven ya bulto, ya desecho.
Y la joven se lanza en rayo y rayo
al abismo de amor que la recibe
temblando de saberla tan liviana
como el menudo mes de mayo,
como un soplo de dicha inmerecida.

autógrafo

Eliseo Diego


subir volver A través de mi espejo (1981)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio