anterior autor siguiente

    EL COFRECILLO BLANCO

Estoy mirando el cofrecillo blanco
sobre la mesa inmóvil aunque giren
allá adentro en inquietos torbellinos
las minúsculas ascuas de la danza
que mis sentidos dicen porcelana.

¿No cambiará quizás si me distraigo
el perfecto dibujo de algún pétalo
si adentro cambia el ritmo de los ínfimos
astros que forman mínimas galaxias
tan secretas y ocultas y remotas
como al mágico fin del universo?

Va pasando la noche enorme y rápida
junto al fluir oscuro de mi sangre.
Tan sólo el cofrecillo sigue inmóvil.
Sus flores están siempre donde estaban.

autógrafo

Eliseo Diego


subir volver Inventario de asombros (1982)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio