anterior autor siguiente

  ELEGÍA CON UN POCO DE AMARGURA

Esta es otra elegía, pero
dedicada a un hombre desagradable,
vecino mío, que nunca
quiso saludarme.
No sé, por tanto, cómo se llamaba.

Cara de limón, cara de perro malo,
jamás se rebajó a mirarme
siquiera. Vivíamos
los dos en la misma calle.

Un día tras otro nos desencontrábamos.
Primero por la mañana, y luego
por la tarde.

Se murió, y,
naturalmente,
dejó de no saludarme.

Ayer lo vi venir tan él como de costumbre
y me alegró que todo fuese igual que antes.

Pero no era ni por la tarde ni por la mañana,
y en cuanto a él, tampoco era él,
como adrede.

autógrafo

Eliseo Diego


subir volver Poemas sueltos e inéditos   siguiente anterior
audio Voz: Eliseo Diego

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio