anterior autor siguiente

        OTRA CANCIÓN

Ren Weschler recogió su testimonio. En 1975, Breyten Breytenbach era el único preso blanco entre los muchos negros condenados a muerte en la cárcel de Pretoria.

Al fin de cada noche, uno de los condenados marchaba al patíbulo. Antes de que el piso se abriera bajo sus pies, el elegido cantaba. Cada amanecer, una canción diferente despertaba a Breyten. Aislado en su celda, él escuchaba la voz del que iba a morir.

Breyten sobrevivió. La sigue escuchando.

autógrafo

Eduardo Galeano


subir volver Bocas del tiempo (2004)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio