anterior autor siguiente

    A SU HIJA CARMEN PAZ, CUANDO EL POETA SE HALLABA GRAVEMENTE ENFERMO

Hija mía que quieres que te ofrezca unos versos,
nada más que unos versos, de regalo, este día
de tu fiel onomástica...; porque no quieres otro,
porque no quieres otro que este sólo, hija mía...

Hija mía que ahora todo el alma en asombros
me has dejado, suspensa, de verdad sorprendida
ante la inesperada petición que me haces,
tú, la más leve y frágil, la menor de mis hijas...

Tú que aún tienes la suerte de jugar con muñecas
y hasta ignoras el ogro que tus pasos vigila;
tú, la reina de un breve paraíso de hojaldre,
donde vuelan las hadas, donde ríen las niñas...

Tú... me pides un verso, benjamín de mi casa;
tú me pides un verso, singular benjamina;
cuando sólo esperaba yo que tú me pidieras,
como siempre, juguetes, y a la paz, golosinas.

Así tú me sorprendes y a la paz me conturbas,
que mis versos han sido la ocasión de mi ruina;
desde aquellos instantes que lanzáranse al vuelo
sin pensar en las flechas del rencor y la envidia.

Mas, si son el martirio, a la vez son el goce,
la razón, y a la par, sinrazón de mi vida.
De mi vida, que es única; mas, si mil yo tuviera,
a este yugo, mil veces, con amor me unciría.

Tú no entiendes aún lo que ahora te escribo;
mas, yo sé que tendrás que entenderlo algún día.
Unos versos me pides..., unos versos en serio...
Y ya ves con qué seria plenitud se te inclinan.

Unos versos me pides cuando ahora en mi pecho
hay un verso ya cojo, ya deshecho en arritmia;
hay un pájaro loco, ya en su vuelo tocado,
ya cayendo en barrena, con un ala partida.

...Pues un verso me pides, este verso te entrego;
a ti que eres un verso y el mejor de mi lira;
el que lleva tu nombre porque Carmen es verso,
aunque aún desconozcas las fragancias latinas...

Pero, Carmen también se refiere a las flores;
y tú estás, como un carmen, Carmen-Paz, florecida.
Pues, la paz que proyectas, siempre sea tu guarda,
porque llevas la paz, Carmen-Paz, en ti misma.

(16-7-61)

autógrafo

Emeterio Gutiérrez Albelo


Publicado en el periódico La Tarde, el 16 de Julio de 1961.


subir volver El rincón de La Amistad   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio