anterior autor siguiente

          INDOLENCIA

¿De mi indolencia acaso
conoces el secreto?
¿Sospechas tú siquiera
lo que llevo aquí dentro?
Porque me ves tendido a la bartola,
saboreando el denso
humo de mi cigarro, distraído,
y con la vista lejos,
¿ya quieres contemplarme desde lo alto
de tu embrionario y mísero cerebro?...

¡Pobre bestia de carga
que conoces el látigo y el diestro!
 ¡Mulo de noria! Sigue
tu voltear eterno.
Echa sudor, jadea,
resopla como fuelle que infla el viento,
híspete luego y grita
que a fuerza de labor ganaste el pienso.

Truena de la justicia,
pon el grito en el cielo
porque también para mi pecho hay aire
y sol confortador para mis miembros.
Y en tanto te enronqueces
ponderando la gloria de tu esfuerzo,
déjame a mí vivir cuando me plazca
en la vida ultranoble del silencio...

¡No alcanzarán tus ojos,
por más que empines el menguado cuerpo,
a divisar la punta de las alas
del que vuele más bajo de mis sueños!...



Enrique González Martínez


subir volver Silénter (1909)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio