anterior autor siguiente

      EL JARDÍN QUE SUEÑA

            VIII

        PLACIDEZ

Esta noche ha traído un temblor de luceros,
un gris cielo de perla y un octante de luna;
la penumbra es de plata, y se envuelven en una
transparencia indecisa los callados senderos.

En el alma se filtra, por ocultos veneros
de recóndita fuente, una calma oportuna,
y apacienta sus cuitas la contraria fortuna
cual si fuera un rebaño de medrosos corderos.

Resignado el espíritu, no formula un reproche
por el mal ni la muerte; la quietud de la noche
los impulsos refrena y las ansias mitiga;

y la vida se acepta, sin saber si la mansa
placidez en que el pecho se adormece y descansa
es virtud y holocausto, o desdén y fatiga.



Enrique González Martínez


subir volver El libro de la fuerza, la bondad y el ensueño (1917)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio