anterior autor siguiente

    LAS NUBES

Mansas, blancas ovejas, luminosos mensajes.
La fugitiva sombra despierta a las palomas
y crea un aire de asombro a la mitad del Hudson.
Claras y decisivas, solemnes esculturas,
en mil palomas mueren las nubes avanzando.
Las nubes, las hermanas mayores de los sueños.
Mármol que ya no es mármol, sino frágil espuma.
La espuma es la paloma que no supo ser ángel.
La nube es el demonio de los ojos del cielo.
Nubes de Nueva York, vertiginosa llama.
La llamarada blanca del deseo inalcanzado.
En Nueva York las nubes frutales de Manhattan
padecen un hermoso delirio de grandeza.

autógrafo

Efraín Huerta


subir volver Los poemas de viaje (1949-1953)   siguiente anterior
Greyhound Poems junio-julio de 1949
Voz: Efraín Huerta Voz: Efraín Huerta

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio