anterior autor siguiente

        EN COLONIA

En la vieja Colonia, en el oscuro
  rincón de una taberna,
tres estudiantes de Alemania un día
  bebíamos cerveza.

Cerca, el Rhin murmuraba entre la bruma,
  evocando leyendas,
y sobre el muerto campo y en las almas
  flotaba la tristeza.

Hablábamos de amor, y Franz, el triste,
  el soñador poeta,
de versos enfermizos, cual las hadas
  de sus vagos poemas:

«Yo brindo —dijo— por la amada mía,
  la que vive en las nieblas,
en los viejos castillos y en las sombras
  de las mudas iglesias;

»Por mi pálida Musa de ojos castos
  y rubia cabellera,
que cuando entro de noche a mi buhardilla
  en la frente me besa».

Y Karl, el de las rimas aceradas,
  el de la lira enérgica,
cantor del Sol, de los radiantes cielos
  y de las hondas selvas,

el poeta del pueblo, el que ha narrado
  las campestres faenas,
el de los versos que en las almas vibran
  cual músicas guerreras:

«Yo brindo —dijo— por la Musa mía,
  la hermosa lorenesa,
de ojos ardientes, de encendidos labios
  y riza cabellera;

»por la mujer de besos ardorosos
  que aguarda ya mi vuelta
en los verdes viñedos donde arrastra
  sus aguas el Mosela».

«¡Brinda tú!»—me dijeron—. Yo callaba
  de codos en la mesa,
y ocultando una lágrima, alcé el vaso
  y dije con voz trémula:

«¡Brindo por el amor que nunca acaba!»
  y apuré la cerveza;
y entre cantos y gritos exclamamos:
  «¡Por la pasión eterna!».

Y seguimos risueños, charladores,
  en nuestra alegre fiesta...
Y allí mi corazón se me moría,
se moría de frío y de tristeza.



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. Primavera   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio