anterior autor siguiente

        LA TONADA DEL BOYERO

A Ricardo Nieto

Íbamos todos al río
En alegre caravana.
Yo, a su lado...  La mañana
Era mañana de estío.

Cantando triste tonada
Pasó entonces un boyero;
«Por una mujer me muero,
Pero ella no sabe nada».

Caminando, caminando
Ella cantaba y reía.
Una flor aquí cogía,
Otra allá, siempre cantando.

En el sombrero, albos tules,
Y de albo linón vestida,
¡Cómo brillaba la vida
En sus pupilas azules!...

Y lejos, en el sendero,
Bajo el oscuro pinar,
Se iba perdiendo el cantar:
«Por una mujer me muero...»

Mis ojos se iban tras ella
Mientras vagaba sombrío.
¡Y ella, a la orilla del río,
Entre todas, la más bella!

Al regresar se encendían
Las luces en el poblado.
Yo, en mis ensueños callado,
Y cantaban y reían.

Y pensaba en la tonada
Que oí cantar al boyero.
«Por una mujer me muero,
Pero ella no sabe nada».



Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Antología poética. El sol en los caminos   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio