SUEÑO

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Alzáronse en el cielo
los nombres confundidos.

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Nuestros cuerpos quedaron
frente a frente, vacíos.

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Entre nuestros dos cuerpos,
¡qué inolvidable abismo!

autógrafo

Emilio Prados


subir  volver  Memoria del olvido (1940)   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio