anterior autor siguiente

  LA ENFERMA QUE TRAJERON ANOCHE

La enferma abrió los ojos cuando la hermana,
que aún no ha descansado ni un sólo instante,
decía sus temores al practicante
que pasa la visita de la mañana.

Desde que la trajeron ha rechazado
sin contestar palabra, todo remedio,
y por más que se hizo no hubo medio
de vencer un mutismo tan obstinado.

Y ahora, en la pesada semiinconsciencia
del último momento, su indiferencia
silenciosa parece ceder, por fin,

pero en los labios secos y en la mirada
sólo tiene un reproche de abandonada
para las compañeras del cafetín.

autógrafo

Evaristo Carriego


subir volver Poemas póstumos (1913)   siguiente anterior
La canción del barrio
audio Voz: Leonelli Marcela
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio