anterior autor siguiente

        LA INQUIETUD

Les tiene preocupados y triste la tardanza
de la hermana. Los niños no juegan con el gato,
ni recuerdan ahora lo de la adivinanza
que propusiera alguno, para pasar el rato.

De vez en cuando, el padre mira el reloj. Parecen
más largos los minutos. Una palabra dura
no acaba. Las muchachas, que cosen, permanecen
calladas, con los ojos fijos en la costura.

Las diez, y aún no vuelve. Ya ninguno desecha,
como al principio, aquella dolorosa sospecha
El padre, que ha olvidado la lectura empezada,

enciende otro cigarro. Cansados de esperar
los niños se levantan, y sin preguntar nada
dicen las buenas noches y se van a acostar.

autógrafo

Evaristo Carriego


subir volver Poemas póstumos (1913)   siguiente anterior
La costurerita que dio aquel mal paso
audio Voz: Leonelli Marcela
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio