anterior autor siguiente

        POR LA AUSENTE

Fuma de nuevo el viejo su trabajosa
pipa y la madre escucha con indulgencia
el sabido proceso de la dolencia
que aflige a una pariente poco animosa.

El muchacho concluye la fastidiosa
composición, que sobre la negligencia
en la escuela le dieron de penitencia,
por haber olvidado no sé qué cosa

Y en el hondo silencio que de repente
como una obsesión mala llena el ambiente,
muy quedo la hermanita va a comenzar

la oración, noche a noche tartamudeada,
por aquella perdida, desamorada,
que hace ya cinco meses dejó el hogar.

autógrafo

Evaristo Carriego


subir volver Poemas póstumos (1913)   siguiente anterior
La costurerita que dio aquel mal paso
audio Voz: Leonelli Marcela
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio