anterior autor siguiente

        ¿RECUERDAS?

Las rosas del balcón eran celosas
novias bajo el agravio de la fina
ironía falaz de una vecina
que se ponía a reír de ciertas cosas.

Tu perdón desdeñoso fue a las rosas
y tus labios a mí. La muselina
de la suave penumbra vespertina
te envolvió en no sé qué ansias misteriosas.

Dijo el piano motivos pasionales,
al temblar tus magnolias pectorales
con miel de invitaciones al pecado

de tu posible ruego incomprendido
terminó la canción con un gemido
de alondra torturada en el teclado.

autógrafo

Evaristo Carriego


subir volver Poemas póstumos (1913)   siguiente anterior
Íntimas
audio Voz: Leonelli Marcela
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio