anterior autor siguiente

POR LAS MADRECITAS MODESTAS

Por el largo insomnio que tanto desvelo
os causó, desvelo que tiene un testigo
en el perro amigo que como un abuelo
os compadecía. Por vosotras, digo:

San José y la Virgen, Señora Santa Ana,
con vuestras miradas fijas en la cuna,
rogad como anoche para que mañana
se despierte el niño sin dolencia alguna.

Para que se queden ellas sin la espina
de ver al marido marcharse a la esquina,
y para que libre de todo cuidado,

esta noche fría que no tiene luna
gocen dulcemente de un sueño pesado:
Jesús Nazareno, velad por la cuna.

autógrafo

Evaristo Carriego


subir volver Poemas póstumos (1913)   siguiente anterior
Interior
audio Voz: Leonelli Marcela
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio