anterior autor siguiente

LA QUE SE QUEDÓ PARA VESTIR SANTOS

Ya tienes arrugas, ¡Qué vergüenza! Bueno:
serás abuelita sin ser madrecita.
Ayer, recordando tu pesar sereno,
me dio mucha pena tu cara marchita.

¿Ni siquiera una novela empezada?
Quizás el idilio que duró un verano,
hasta que una noche por buena y confiada,
se cansó la novia de aguardar en vano.

Y tú sufrirías, o no sufrirías,
nerviosas esperas, y te quedarías
como es natural,

tan indiferente que al día siguiente
ya no habría nada, nada: solamente
húmedas las puntas de tu delantal.

autógrafo

Evaristo Carriego


subir volver Poemas póstumos (1913)   siguiente anterior
Interior
audio Voz: Leonelli Marcela
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio