anterior autor siguiente

          CALLA

En otros tiempos, tiempos mejores,
los dos cumplimos nuestro deseo,
y sin querernos, de unos amores
urdimos ambos el fantaseo.

Los dos mentimos: ¡dulce mentira!
Yo te escuchaba con calma absorta
y, habla, te dije, que amor te inspira;
miente y soñemos, la vida es corta.

Hoy, fatigado de la comedia,
porque la ruda verdad amarga,
y con engaños no se remedia,
pienso al oírte: la vida es larga.

¿A qué las frases que me dijiste?
Mimos gastados, suspiros viejos...
¡Estoy tan solo, y estoy tan triste!
Los que me quieren están muy lejos.

autógrafo

Francisco A. de Icaza


subir volver Lejanías (1899)   siguiente anterior
Estados del Alma
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio