anterior autor siguiente

      PROMESA

No labraré tu busto sobre carrara;
Esculpirlo con frases no me intimida:
¿Qué es el mármol? Es piedra. ¿Quién lo compara
Con esa faz radiante que es toda vida?

En sus pálidos tintes marfil parece,
Es seda y porcelana por la tersura,
Nieve que el sol colora cuando amanece,
Y azucenas y rosas por la frescura.

Pero el marfil, la seda, la porcelana,
La nieve, el sol, las rosas, las azucenas,
No tienen la comente de vida humana
Que en azulado curso miro en tus venas.

Yo copiaré tus labios cuando sonrías;
Yo copiaré tus dientes cuando resalte
En el rosáceo estuche de tus encías,
Como oriente de perlas, su blanco esmalte.

Haré con el cabello claro y sedoso
Los ideales nimbos de tu cabeza;
Modelaré tu cuello, que está orgulloso
De levantar erguido tanta belleza.

Pintaré sentimientos y sensaciones,
Y verás el contraste que siempre existe
Entre la calma estoica de tus facciones
Y tu intensa mirada, profunda y triste.

Realizaré mi empresa como ninguno,
Librenme del marasmo que mi alma enerva
Tus labios bondadosos, que son de Juno;
Tu ceño pensativo, que es de Minerva.

Para copiar tu imagen no necesito
Mármol, cincel, colores, lienzo y pinceles:
Que surgirá radiosa del verbo escrito
Cual si la hicieran Zeuxis y Praxíteles.

Que tu mano de musa mi frente toque,
Y seré el inspirado, seré el poeta;
Haré de la palabra cincel y bloque,
Colores y pinceles, lienzo y paleta.

autógrafo

Francisco A. de Icaza


subir volver Lejanías (1899)   siguiente anterior
Estados del Alma
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio