anterior autor siguiente

      VENCIDO

Dijo entonces: «Amor, gloria, riqueza,
Os tengo de alcanzar: la empresa es alta;
Pero bástanme alientos y firmeza
Para poder llegar... ¡Cuánto me falta!...»

Y hasta ayer caminó sin desaliento;
Hoy, fatigado de vagar sin tino,
Le pesan la razón y el sentimiento,
Y descansa en el borde del camino.

Los que no llevan la pesada carga
Han realizado la difícil obra.
Y dice ante la senda, obscura y larga:
«Para poder llegar ¡cuánto me sobra!»

1895

autógrafo

Francisco A. de Icaza


subir volver Lejanías (1899)   siguiente anterior
Del Libro del Dolor
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio