anterior autor siguiente

        LA FLOR DEL LOTO

En un rincón del parque, en lo más hondo
De la nave de ramas, donde pierde
La luz su resplandor y es bruma verde
Que disipa los términos del fondo,

Al pie de la ruinosa escalinata
Que la hierba invadió, y en el arranque
Del arco que borroso se retrata
Entre el musgo que flota en el estanque,

Crece el nelumbo azul, indiferente
A los ojos profanos, y sumido
En todos los recuerdos del Oriente.

¡Él, cuyo zumo amargo causa olvido!

Cuna, emblema y adorno de las diosas
Fue en Menfis, Benarés, Tien-tsín y Kioto
¡Y siente la nostalgia de las cosas!...

¡Y hasta se queja en su lenguaje el loto!

1898

autógrafo

Francisco A. de Icaza


subir volver Lejanías (1899)   siguiente anterior
Del Libro del Dolor
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio