anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        SONETO XXXIII

Mi esperanza y deseo combatían
Una torre gentil, alta y cerrada
De muros de diamante; cuya entrada
Honestidad y alteza defendían.

Los míos mil heridas recibían;
Mas la gloría inmortal de la jornada
Les hacía parecer bien empleada
La sangre, que en empresa tal vertían.

Al fin honestidad dio a mi esperanza
Debida muerte; y el deseo, aunque vive,
Le tiene alteza ya cuasi vencido:

Morirá, y yo con él; mas si se escribe
En mi sepulcro quien la causa ha sido:
¡Oh cuán glorioso galardon se alcanza!



Francisco de Figueroa


subir   poema aleatorio   Soneto   siguiente / next   anterior / previous
facsímil Facsímil Poesías 1804