anterior autor siguiente

POEMA DE LA SOLEÁ

  ENCUENTRO

Ni tú ni yo estamos
en disposición
de encontrarnos.
Tú... por lo que ya sabes.
¡Yo la he querido tanto!
Sigue esa veredita.
En las manos
tengo los agujeros
de los clavos.
¿No ves cómo me estoy
desangrando?
No mires nunca atrás,
vete despacio
y reza como yo
a San Cayetano,
que ni tú ni yo estamos
en disposición
de encontrarnos.

autógrafo

Federico García Lorca


subir volver Poema del cante jondo (1921-1922)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio