anterior autor siguiente

POEMA DE LA SAETA

A FRANCISCO IGLESIAS

  ARQUEROS

Los arqueros oscuros
a Sevilla se acercan.

Guadalquivir abierto.

Anchos sombreros grises,
largas capas lentas.

¡Ay, Guadalquivir!

Vienen de los remotos
países de la pena.

Guadalquivir abierto.

Y van a un laberinto.
Amor, cristal y piedra.

¡Ay, Guadalquivir!

autógrafo

Federico García Lorca


subir volver Poema del cante jondo (1921-1922)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio