GACELAS

IV
GACELA DEL AMOR QUE NO SE DEJA VER

Solamente por oír
la campana de la Vela
te puse una corona de verbena.

Granada era una luna
ahogada entre las yedras.

Solamente por oír
la campana de la Vela
desgarré mi jardín de Catagena.

Granada era una corza
rosa por las veletas.

Solamente por oír
la campana de la Vela
me abrasaba en tu cuerpo
sin saber de quién era.

autógrafo

Federico García Lorca


subir  volver  Diván del Tamarit (1931-1934)   siguiente  anterior
audio Voces: Carlos Cano y José Menese
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio