anterior autor siguiente

    BORINQUEN

Estaba negro por dentro.
Ni una hoja se movía.
La paloma cantaría
pero no tenía centro.
De pronto, ese rubio encuentro
de miel, esa marejada
de añil. Mi alma posada
en el viento que se asoma
descubría la paloma
por la luz aligerada.

Francisco Matos Paoli


subir volver Francisco Matos Paoli   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio