anterior autor siguiente

  PERPETUA SED CONSENTIDA

Indecisión voluptuosa,
jardín que se desvanece,
y el niño que nunca crece
en la ciudad belicosa.

Destino,clavel que duerme,
estigma en el manantial
y el acopio de la sal
en el litoral inerme.

Mar lejano en perspectiva
concentración de pradera
y un insulto, primavera
de la muerte fugitiva.

Tronco de savia perdida,
hachazo del mar gigante
y en la onda vacilante
perpetua sed consentida.

Francisco Matos Paoli


subir volver Jardín vedado (1978)   siguiente anterior
Voz: Francisco Matos Paoli Voz: Francisco Matos Paoli

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio