anterior autor siguiente

  EL HIJO DE LA ESPUMA

Jardín vedado, la neblina cesa.
El traje de la novia se percata
de la luz que sostiene un río de plata.
Antes del mar, combato la tristeza

del esclavo. Y el árbol se desata
en levedad, en  luna, en sutileza.
Busca nueva raíz en lo que empieza:
el loor de la Virgen que me acata

como criatura deseosa, herida.
Desde niño, columbro que se anida
en la piel de las horas en proceso

de mundo cenital. Acepto el vino.
Jardín vedado, en ti se abre el camino:
el hijo de la espuma para el beso.

Francisco Matos Paoli


subir volver Jardín vedado (1978)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio